φ Ficha de Nômu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

φ Ficha de Nômu

Mensaje por Nômu el Miér Mar 14, 2012 7:17 am

Nombre Completo: Akuma no nemuri (Nômu Uchiha)

Clan: Uchiha

Aldea: Yuki

Edad: 17

Aficción sexual:
Heterosexual

Descripción física: Nemuri es un joven de largos cabellos blancos, de 1,79 metros de altura. Sus ojos son grises y claros, como si reflejaran la luna. Su piel, aún más clara, como si de alabastro se tratara, hace pensar que no ha visto la luz del sol en milenios. Aún así, por más que los rayos del astro torturen su piel, ésta siempre permanece intacta. No es un hombre muy fornido, más bien es algo flaco, un poco más de lo normal, y como si quisiera acentuar estos atributos, usa ropa medianamente ajustada a su figura. Prefiere atavíos de color negro, que contrasten con su lacio cabello blanco. Por una extraña razón su cabello rebelde ignoró la genética de su clan, que usualmente portan una cabellera negra como la noche.
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Señas particulares: Cabello blanco y una extraña cicatriz de nacimiento en el rostro.

Descripción Psicológica: Su condición mental puede fácilmente explicarse con su historia. Es un joven bastante callado, serio, por demás frío... Pero algo aterrador cuando al fin del suspenso de su silencio las palabras brotan de su boca como si una pelicula de terror apenas estuviese comenzando. No le interesa compartir mucho sus pensamientos, pero de vez en cuando disfruta una buena charla con sus más allegados compañeros. Las mujeres, como todo miembro del clan uchiha que se precie, se ven atraídas por su seriedad y sus éxitos académicos, ya que el joven siempre mostró una inteligencia remarcable. Él sin embargo ignora a la mayoría de las señoritas, esperando a una dama elegante que se convierta en un imán para su mirada.

Especializaciones:
Gen/Nin

Historia:

Spoiler:
La pequeña oveja blanca del clan uchiha nació como prodigio que es en Konoha, con su extraña mirada perdida brillándo en su níveo rostro. Hijo de un miembro Anbu, tuvo el privilegio de acceder a la academia ninja a temprana edad. Su extraño carácter de "albino" no parecía molestarle a nadie, y en la aldea hasta casi parecían adorarlo por ello. O al menos eso creía. Los años pasaban en Konoha y no se atrevía a tomar el exámen para ser Gennin. Quería, si se presentaba, obtener resultados magníficos para no desonrar su clan. Cargando con todo el orgullo de semejante linaje, descubrió meses antes del exámen que sus padres planeaban algo misterioso, cuando, escabuyéndose entre los pasillos de el dôjo, escuchó una conversación que le helaría la sangre.
- Por lo tanto, la rebelión sería un éxito... - ¿Rebelión dijeron? Ya era suficientemente grande como para entender de qué se trataba, y con oír tan sólo un poco más pudo entender de qué se trataba: Un golpe de estado.
Huír... Correr, esconderse, escapar. Las ideas se amontonaban en su cabeza, como un remolino inesperado de gritos que buscaban una respuesta a cuesta de lo que fuese. No quería por ninguna razón en el mundo matar a sus profesores, que tanto le habían enseñado en esos años, ni a sus estúpidos compañeros que le traían la sonrisa a su rostro... Pero al parecer era inminente, todos estaban en ello, todo su clan...
- Esos viejos ya lo saben... - farfulló uno de sus parientes lejanos, que habitaban la villa donde residía el clan entero, mientras el joven caminaba a paso apresurado por las calles de tierra.
La sequía del verano ya había pagado con el polvo de las calles, que empezaba a flotar como si de bruma se tratase. Ahora, ponderaba los hechos... Los viejos ya saben... Nada va a detener la guerra civil que se avecina, ¿que podría el hacer? - Salva tu pellejo. - Clamó, colérica una voz que se arrastraba para salir desde lo más profundo de su garganta. ¿Qué más? ¿Qué más había para hacer? No podía convencer a nadie... Así que después de horas de pensarlo, acomodó su escapada.

En silencio... Escabuyéndose entre las paredes, rozando con suavidad los tatamis con sus pies para no hacerse notar. Preparó su "cuerpo" en la cama. Una especie de peluca que simulaba su cabello, salsas rojas, y algunas otras idioteces para distraer a quien lo fuese a buscar o matar. Nadie, entre tanto escándalo, se fijaría si realmente era él o donde estaba.
Pero... pero su morbo no le dejó escapar del todo. Buscó el escondite perfecto entre el laberinto de la villa, y allí permaneció durante unas horas. Llevó comida, en el extraño caso que las cosas se retardaran. Para su suerte o desgracia, no fue así. Esa misma noche se oyeron los gritos del clan entero. Y algunos no alcanzaron siquiera a llorar por su vida. Había sido un holocausto sin precedentes, que marcaría... o al menos debería marcar a la aldea. ¿Y la reputación de su clan? Si lo veían con vida lo asesinarían seguramente... Así que más no le quedaba que huír.
Pero quería asegurarse, quería buscar, quería entender que había pasado, anhelaba por alguna vida, por algún sobreviviente. Aún así no encontró a nadie. Sólo los cuerpos tirados, con su sangre humedeciendo el polvo. Corrió a sus padres... Pero se detuvo. Sabía que el panorama no diferiría mucho con el que ahora tenía en frente, así que prefirió...
Estupido como cualquier Uchiha que se precie, fue a observar los cuerpos de sus padres.
Ya ahí, en el umbral de su morada, la sangre se escurría entre el tatami. - Oto... san.. - murmuró, como si hubiese alguien para escucharlo. Sólo el silencio funesto le respondió.
- ¿Y si... hubiese intentado...? - palpitó una suave voz, que derroía lo más profundo de su pecho. - ¡Imbécil! ¡Porqué huíste! -
Calló al suelo, empapándose con la sangre. Se tumbó, junto a los cadáveres, como si él también fuera uno. En parte lo era, su nombre había muerto en ese instante, su existencia y su ánimo de seguir.
- Madre... padre... - rezó en la penumbra del holocausto - perdónenme. -
El gélido sonido de un piano resonó en su mente, una melodía de antaño, que lo cegó a cualquier otro pensamiento. - Por favor... vuelvan y mátenme... - gimió sin poder siquiera hablar, como si su terror hubiese tragado a su voz. Se arrastró por el suelo de las ruinas de su casa, y se sostuvo de las paredes para caminar. Había algo tan pesado que no dejaba que camine con tranquilidad. Quizá la culpa le había mordisqueado las piernas y lo hacía renguear. Al pasar la puerta calló a la tierra.
Mirando el cielo, yacía ahora en medio de una villa de fantasmas recientes, con un pútrido olor a sangre y algunas tripas desparramadas por la calle. Extrañamente la luna se veía hermosa... Era, de alguna manera, naranja esa noche. No encontró nubes, los cirros negros de antes habían desaparecido. Ahora veía interminables constelaciones en un firmamento despejado. ¿Porqué veía tantas estrellas? Eran demasiadas, la bóveda ennegrecida parecía gritar alguna cuestión inteligible para su diminuta capacidad de comprensión. ¿Parecían caer encima de él? Ahora empezaban a asustarlo.
Se levantó de repente. Pasmado, empredió el camino hacia... cualquier frontera, algún nuevo lugar.
Lo detuvieron.
¿Cómo? ¿Si estaba... hace un segundo...?
Contuvo su grito ahogado mientras sus ojos se hacían cada vez más grandes. Se levantaba ante él una figura horrenda, una mujer brillante de negros cabellos con la mirada más aterradora que podría existir. Dio un paso atrás. Y ella se adelantó, con los brazos abiertos. - Ven... - murmuró con una dulzura atemorizante. ¿De qué rincón del infierno había salido ella? Y se acercaba cada vez más, como si quisiera abrazarlo con toda su aterrador ser. - No... - soltó su voz suave el chico, y la mujer se despedazó en mil cuervos. Él, con sus ojos tan grandes como la luna calló al suelo otra vez, manteniendo un gesto de susto imperturbable.

- ¿Qué pasa, querido? - Le heló la sangre. Esa melodiosa voz que habló a su espalda, nada menos que su madre... que se abalanzó hacia a él desmembrándose en mil partes tan asquerosas como inexistentes. Así, mientras el intentaba huír de ese infierno, cada uno de los habitantes se levantaba y daba a él su último saludo, su última sonrisa, sus último... deseo de muerte.
- Que triste sería... - recordó las palabras del hombre más viejo que conocía en su clan, unos días antes. - Si toda esta risa desapareciera - él lo sabía... y ahora las risas no desaparecerían de su memoria ni mucho menos de su camino, y lo perseguirían hasta la tumba.

- Que triste sería...
Si la risa desaparece... -

Esa era su condena.
Cargar con la risa muerta de todos aquellos que, en esa noche de verano, perecieron bajo el filo de la estupidez humana.

Nômu
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: φ Ficha de Nômu

Mensaje por Kyōfū el Miér Mar 14, 2012 6:51 pm

· A C E P T A D A ·

Kyōfū
Jounnin
Jounnin

Masculino Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 29/02/2012
Edad : 21
Localización : Kemu...

Tu Ninja
Ryus: 800
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.