El primer día.

Ir abajo

El primer día.

Mensaje por Allen Walker el Vie Mar 02, 2012 2:27 am

Cómo todas las mañanas en la aldea de Yukigakure, el sol extrañamente compartía calor, solamente se veía una casi extinta masa de luz a lo lejos, en el cielo casi desapareciendo de la aldea. Allen, un joven niño recién graduado de la academia ninja, se tomó la molestia de levantarse temprano para prepararse para su primer entrenamiento. Se le había asignado un Sensei, él mismo podía ser de rango chunnin o jounnin, se desconocía toda información acerca de él sensei. Se levantó a las 7:00 am, ya que debía caminar un largo recorrido hasta el campo de entrenamiento más lejos de la aldea. El niño vivía cerca de un extenso río que había en la aldea, éste mismo le ayudaba a entrenarse antes de tener un sensei.

Simplemente preparó sus guantes colocándoles las garras ninja que pudo comprarse con la ayuda de el dinero de las misiones de academia. Abrigado con unas botas en sus pies, una chaqueta negra y un pantalón del mismo color que la chaqueta, teniendo una bufanda blanca la cual terminaba extendiéndose hasta su espalda como una capa. la capa por dentro tenía el kanji de su clan, no era muy visible dado que estaba impreso mirando a la espalda del niño. Abrigado y con sueño partió hacia el campo de entrenamiento, donde aproximadamente demoraría una media hora en llegar, por lo que estaría media hora más esperando..

Luego del transcurso, aparentemente se había atrasado más de la cuenta, ya que en diez minutos llegaría su o sus compañeros de equipo, el sensei aun no estaba, o al menos eso era lo que creía Allen. - Menuda mierda.. - Dice en un susurro casi hacia sus adentros, quejándose de manera que pateaba una planta congelada que estaba a un al lado de él, mirando con su boca entre-dientes el campo.
avatar
Allen Walker
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 0
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Dango el Vie Mar 02, 2012 4:09 am

Soundtrack:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Una nueva mañana golpeaba directamente los rostros de los habitantes de Yukigakure, un nuevo día comenzaba, y aun que fuese un simple grano en el cielo, el sol aun era perceptible, aquella esfera caliente y gigante que, aun que fuese en una cantidad mínima llenaba de calor los cuerpos de cada habitante del planeta, aun que algunos lo viesen como algo distante, estoy seguro que en algún lugar el sol está mas cerca de lo que les gustaría. Algún día visitaría esos lugares, eso lo daba por echo, ahora, como Genin podría lograrlo, ya no era mas un estudiante... Aun que es irónico el echo de que sigo aprendiendo, por lo que de cierto modo sigo siendo un estudiante, pero ahora, con orgullo puedo decir "Soy un gennin de Yukigakure".

Pero volviendo al tema, así como al resto de los ciudadanos, un cálido y pequeño rayo de sol azotó mi rostro, quizás fuese a uno de los primero que les daba, puesto que me encontraba durmiendo sobre el manto helado que es la nieve, sin darme cuenta, en el entrenamiento previo al que hoy se avecinaba, me había quedado dormido sobre la nieve. Claro, quién siquiera podría dormir el día antes de comenzar su viaje, hoy por fin conocería a mi nuevo equipo, conocería al que sería mi sensei, sería la primera impresión, y de puro nervio no pude dormir, por lo que lo mejor era entrenar un poco, así finalmente tendría que caer agotado... Además, viviendo en Yukigakure uno termina acostumbrándose al frío.

- ¿Qué hora es?... Bien Dango... Debes levantarte -

Hablé para mi mismo, mientras mi vista se centraba en el cielo, aquel nuboso cielo, el cual se encontraba en un prominente amanecer, tanta era la luz, que lentamente, levantando mi brazo derecho lo terminé por posar sobre mi frente, aplastando mi fleco, pero sirviendo para obstruir los rayos solares de mi visión, aun seguía medio dormido, aun no me creía por completo el levantarme, el sueño me comenzaba a ganar.

- Gennin... ¿Cómo será de hoy en adelante?... Asesinar inocentes... Acabar con otras aldeas... Qué problemáticos -

Terminé por decir mientras cerraba los ojos nuevamente, por lo visto otra vez me iría a los brazos de la sexy Morfea... ¿No era así?... El punto, es que de esa forma pasaron los segundos, hasta que una oleada de agua, la cual por unos segundos la sentí casi como un tsunami, cayó sobre mi cuerpo y ropas, era simplemente un poco de agua helada, se trataba de una vecina, por lo visto me había visto en el suelo, con la banda de la aldea en mano y dormido, ahora recordaba que día anterior le había mencionado el nuevo camino que tomaba y como buena vecina me había despertado... Ya tendría oportunidad de vengarme, pero, sin tiempo exclamé fuerte "¡Llegaré tarde!".

Fue un corto tiempo de preparación, cosas simples y cotidianas como tomar una ducha, cambiar de ropa, comer algo, preparar lo necesario para partir, en lo cual entra posicionar la banda ninja, la cual directamente coloqué en el brazo izquierdo, cerca del hombro mismo, y así, partir, no sin antes hacer un pre calentamiento, claro, por que entrenar mientras viajo es mas efectivo, así que una piedra, de un tamaño moderado a mi nivel, atarla a la cintura, para comenzar a trotar donde fuese que debía ir, y mientras lo hacía, no evitaba ver a la gran cantidad de habitantes que poblada la aldea, todos con sus caras amables, saludándome con un "Buenos días Dango" otros llamándome por le apodo algo popular en la aldea hacia mi, aun que yo encontraba de lo mas normal tener una piel helada.

Al cabo de unos minutos llegué al lugar de encuentro, algo tarde, pero no veía al sensei, sólo a un chico con cara de molesto, simple, debía ser el uno de los integrantes del grupo, claro, esa cara de molestia podría ser por tener que esperar, y quién le culpa, pero aun así, amablemente sin dejar de arrastrar aquella piedra, con una sonrisa en el rostro como acostumbraba.

- Lamento la tardanza... Debes ser un miembro del equipo ¿No?... Permíteme presentarme, me llamo Yuki Dango, pero puedes llamarme Dango -
avatar
Dango
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Yuuki Kisho el Vie Mar 02, 2012 5:28 am

-¿¡Por qué demonios debo entrenar a un par de mocosos inútiles!?-

Bramó el rubio mientras azotaba salvajemente el escritorio del Yukikage, quien permanecía inmóvil con su mirada clavada en los orbes celestes del joven, cuya cólera podía ser tranquilamente apreciable a travez de los mismos.

- Es muy simple, eres el mejor Jounnin de la aldea, no pienso dejar a los nuevos gennins en manos de alguien que no vaya a poder protegerlos en caso de una emergencia -

Explicó manteniendo la calma el frígido Yukikage, mientras el ceño de Kisho permanecía fruncido. Finalmente se dio media vuelta en dirección a la puerta, ofendido. Se sentía degradado, era el mejor jounnin de aquella aldea y se atrevían a ponerlo a cuidar a dos niños quienes seguramente se auto infligirían daño al jugar con algún kunai.

- No me esperen...No voy a ser la niñera de nadie -

Musitó molesto, dándole la espalda al yukikage sin mostrar ninguna muestra de respeto en absoluto. A continuación se retiró de la sala dando un estruendoso portazo.

______________________________________________________________________________

El sonido de la nieve aplastándose con cada uno de los pasos del joven Yuuki era lo único que lo acompañaba, y que calmaba sus pensamientos. Aquel joven con problemas temperamentales se dirigía hacia donde se suponía que debía reunirse con su equipo de gennins. Seguramente el Yukikage sabría que aunque este desistiera del trabajo, terminaría dirigiéndose al lugar de encuentro igual.

- Se que me arrepentiré de esto en un futuro...pero tal vez esto me ayude a seguir avanzando con mis investigaciones...-

Musitó para si mismo el joven, cuyos ojos estaban protegidos de los rayos del astro solar que recién hacía obvia su presencia por encima de los enormes pinos nevados que rodeaban la aldea.
Así, a paso lento y sin apuro finalmente llegó al lugar acordado por el Yukikage. Estaba dispuesto a comprobar si aquellos niños realmente servían para ser shinobis o no.
Grande fue su sorpresa al encontrarse con un chico que llevaba una piedra atada a la cintura. Lo observó a medida que avanzaba.
Pronto, dejó de interesarle aquel ser y posó su mirada en el otro joven, quien llevaba una extraña bufanda.

Se encontraba a unos veinte metros de ellos, cuando abrió su mano derecha y de la manga de su largo sobre todo salió una sembom, que con unos reflejos envidiables atraparía al cerrar su mano en el momento justo en que la misma pasaba por enfrente de su palma.
Sin reducir la velocidad de su marcha, estiró su brazo en dirección al joven de la piedra para lanzar así la senbon que tenía en su mano. La misma impactó contra la cuerda que ataba la roca a la cintura del joven peli blanco con una precisión asombrosa.

El rubio de cabello largo finalmente se posó frente a los dos jovenes, haciendo que su sobre todo dejase de ondularse a sus espaldas. No llevaba su capucha puesta, por lo que podía apreciarse perfectamente su frígida mirada.

-A ver si nos entendemos niñatos, yo no soy su niñera, así que estar conmigo es casi lo mismo que estar solos o incluso peor. Me llamo Yuuki Kisho, líder del clan Yuuki y su actual Sensei. -

Se presentó, de forma ruda y descortés el oji-azul, quien a continuación se dio media vuelta y se alejó de los dos chicos, para pararse a siete metros de ellos. Se cruzó de brazos y antes de que los niños dijeran algo, este exclamó.

-No me importan sus nombres, así que ni se esfuercen en decírmelos. No me interesa ocupar espacio de mi memoria en recordar el nombre de dos niños que nunca llegaran a ser nadie. Así que, es el momento de que me demuestren lo que tienen. Luego, decidiré que hacer con ustedes.-

Explicó el rubio, quien se mantuvo en la misma posición esperando cualquier acción de aquellos dos niños. Era algo característico de aquel rubio, por sobre cualquier cosa del mundo, Kisho odiaba perder el tiempo. Por lo que se negaba completamente a funcionar como instructor a dos niños que nunca llegarían a nada.

- Por cierto...¿una roca atada a la cintura? si a eso le llamas entrenar...lo que vivirás bajo mi comando será el infierno -

Se burló el rubio, esperando a que tomaran cartas en el asunto y de una vez, se
atrevieran a cerrarle la boca.
avatar
Yuuki Kisho
Jounnin
Jounnin

Masculino Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 20/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Allen Walker el Vie Mar 02, 2012 5:51 am

Allen no podía aburrirse más estando allí en ese gélido panorama, de manera tal que luego de unos minutos, el cesar ruido de unos pasos y el arrastre de algún objeto pesado llamaba su atención. volteó minúsculamente su mirada para ver a un chico, con un cuerpo frágil, de estatura no muy grande, y de pelo blanco, sosteniendo con su cintura y una cuerda una roca. Físicamente el niño no era muy diferente a Allen, pero al parecer se le presentaban algunos problemas mentales. Rápidamente sacó sus suposiciones, el niño iba a venir a hablarle, tenía que hacer algo o quizá pensaría que ser compañero de él era una forma ridícula de ser su amigo. Pensó por barios minutos en darle una puñalada con sus garras ninja en su estómago, pero no podía hacer eso, quizá el kage lo regañaría y tendría que ir hasta el despacho más de una vez, o peor, sus garras serían estrenadas en una cosa algo inútil.

Al llegar esa persona, Allen suspiro mirando la nieve a sus pies, escuchó su denso y sonriente saludo y presentación, lo cual era extraño, a nadie le tenía porque importar, más si no estaba el sensei. Allen decidió llevar su mirada fija a ese niño, mirando profundamente a él, y preguntándose internamente que onda con la roca de atrás. En un momento a otro, mientras ese niño no dejaba de sonreír molestamente, la cuerda se reventó, pero de una manera extraña, ya que se reventó justo cuando la cuerda no estaba del todo tensa, por lo que Allen rápidamente miró a la nieve, y di un paso a un lado, al ver como un hombre aparecía en la nieve que cubría el campo.

Ya era momento. Había llegado el Sensei asignado hace unos días por la academia y el Yukikage, pudo notar que ese hombre los miraba, al cabo que luego de unos segundos no podía dejar de hablar, ¿Cuándo pretendía callarse?, liberaba tanta arrogancia junta que casi era imposible respirar, parecía que gritaba al mundo entero en cada una de sus palabras ''Muéranse escoria, yo los matare, no tiene futuro''. Allen dio un paso al frente, sintiendo la brisa de el gélido día que se presentaba, en su rostro. Intentó asegurar que esa persona no halaría más con su acción, que al hacerlo pensaría que iba a atacar o algo por el estelo. Sin decir siquiera una sola palabra en toda la jornada de pre-entrenamiento que había, Allen decidió ajustarse sus dos guantes, en lo cuales se podía notar unas placas de metal. Estaba decidido a atacar, pero no de la manera en que ese tipo lo demandaba, no iba obedecer órdenes de alguien que en cada palabra que ejercía esparcía arrogancia y aburrimiento, para peor, su compañero no le ayudaba del todo. A lo mejor su compañero atacaría, simplemente a Allen no le interesaba que pasara algo, si alguien atacaba, bien, y sino, bien.





_________________________________________


Gracias Lu *O*
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Allen Walker
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 0
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Neige Rosencroitz el Sáb Mar 03, 2012 2:17 am

Tranquila y vehemente fiera, apartada de cualquier sospecha de existencia humana, escondida en un punto perdido del solitario y albino bosque, sumida por completo en los brazos de Morfeo y acurrucada sobre el lomo de su bestia como si fuese una infante indefensa. Así se encontraba la recién graduada kunoichi, una de las hijas de la poderosa familia Rosencroitz, la nobleza de Yukigakure no Sato. ¿Quién pensaría que una princesa dormiría en el frío suelo de un bosque y acompañada de un carnívoro salvaje? Por supuesto que a nadie se le cruzaría tal cosa por la cabeza pero, sin embargo, así es Neige. Cualquier lugar era bueno para llevar a cabo su actividad favorita: dormir. La pereza es un rasgo de personalidad muy significativa que le juega en contra, junto también con su inadecuada vestimenta -un tanto exhibicionista, por cierto- pero aún así posee la aristocracia propia de un noble, por lo que la elegancia es un rasgo que esta a la par con la pereza en la personalidad de esta peculiar jovencita.

- Hmm… Aún no. - Musitó por lo bajo en un tono apenas audible mientras se movía para intentar acomodarse y así retomar el sueño, pero su compañero se lo impedía al moverse bruscamente hasta levantarse de golpe, provocando que la fémina caiga sobre el blanquecino manto que recubría el suelo. - En verdad detesto cuando te pones así. - Vociferó la joven tras lanzarle una fría mirada al lobezno mientras se incorporaba y quitaba a palmadas suaves la escarcha que yacía sobre la encuerada tela de su sobretodo negro. - Sí, sí. Los siento. ¿Acaso quieres ir a ver, Ceberus? - Cuestionó curiosa mientras posaba sus amieladas cuencas sobre la bestia que tenía como única compañía. El agudo olfato del animal y de Neige les alertó de la presencia de un grupo reducido de personas no muy lejos de su posición; cosa que despertó la curiosidad de Ceberus, más no la de su dueña que prefería pasar de ellos. Pero finalmente, y muy su pesar, terminó accediendo.

Ambos iniciaron el avance en sentido oeste, a paso tranquilo pero firme se abrían camino entre los incontables árboles y arbustos congelados en gran mayoría. La gélida brisa sacudía la cabellera carmesí de ella y el pelaje negro del lobezno, recorriendo hasta lo más ínfimo de su ser con una sensación placentera que solo ellos parecían disfrutar. Sisisi… Nada como el frío enfermizo de la aldea para deleite de aquel par. - Tsk… ¡Ves! Entrenando. - Chasqueó la lengua y dijo quejosa tras tener contacto visual con los tres shinobis. Ceberus, haciendo caso omiso a la pelirroja, continuó avanzando hasta salir de los límites del bosque, exponiéndose a la vista ajena. -¡Ceberus! - Exclamó la kunoichi sin elevar la voz. Sin más remedio, terminó acercándose a su lobo, quién se limitó a mirarla con suma seriedad. Un suspiro pesado surgió de entre los labios de la joven, resignada ante las acciones e inaudibles palabras de la bestia mientras se cruzaba de brazos y clavaba la vista sobre los demás presentes con cara de pocos amigos.


Spoiler:
Creo que es el post que más rápido he hecho en mi vida, por ende es una shet. Si está mal, jódanse; y si está bien, jódanse también. ;DDDDDD (?)

Por otra parte, Kisho, tras leer los post decidí tomar otra "excusa" para infiltrarme en el tema. Lo explicaré luego por CB.
avatar
Neige Rosencroitz
Gennin
Gennin

Femenino Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Tu Ninja
Ryus: 250
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Dango el Sáb Mar 03, 2012 5:16 am

Como no, que agradable era llegar y ver a un chico el cual si quiera respondía con un simple "Si", no exigía nada como un "Si, soy tu compañero, llevémonos bien", un mínimo signo de aprobación bastaba, pero bueno, no siempre se encuentra gente como uno se espera, aun que si efectivamente era un compañero, quizás no fuese hoy, pero posiblemente un día terminaría por hablar, eso lo tenía por seguro.

De ese modo, llevándome las manos a la nuca y mirando hacia arriba, como la nieve caía, ese sólido grano níveo, que a una velocidad sorprendente, apenas toca alguna superficie cálida, como la piel, se derrite, siendo nada mas que un charco... Lamentablemente ese no era mi caso, a veces pensaba que sería sentir lo húmedo que podía llegar a convertirse aquellos llamados "copos", era una lástima que debiese conformarme con sentir lo sólido que eran sobre mi piel, y muchas veces se quedaban pegados a esta hasta que me daba cuenta y los arrebataba.

Fueron segundos de mi llegada, para escuchar unos pasos sobre la nieve, no bastaron milésimas de tiempo para ponerme alerta, aun que, no se me pudo ser lo suficiente rápido, aun así, el tiempo alcanzó para en primer plano, levantar la piernas derecha, utilizando la izquierda para dar vuelta el cuerpo entero, observando una figura masculina, que a primera vista me decía algo como -No estoy aquí para ser tu amigo-, para luego a paso firme, pisotear el suelo, clavando mi pie derecho en la nieve, justo a un lado yacía una pequeña planta, quizás inconscientemente mi pie se había clavado a un lado para no dañarla, pero aun así, mi vista se centraba en aquel chico, y sin poder seguir el paso, ver como un objeto salía volando, en ese momento, no supe como atinar, no sabía si iba dirigido hacia mi o qué, pero en un intento de esquivar, saltando hacia atrás, terminé por dar un paso en falso, resbalando con el pie izquierdo y cayendo hacia atrás, observando como la cuerda que me unía con la piedra era cortada, para luego girar el rostro y observar como el objeto había terminado sobre la superficie nevada "Qué rápido...".

Apretando fuerte los puños al terminar de escucharle, preferí mantener la cordura, abalanzarse sobre alguien por simples palabras no era algo totalmente lógico, fácilmente atacar sólo por escuchar tales "insultos" si es que se podían llamar así, era signo de que acabaría en el suelo posiblemente con una shuriken en la cabeza, no, además no era nada terrible lo que decía.

- Dango, mi nombre es Dango... Tengo libertad de presentarme si así lo deseo Ototta-Sensei -

Hablé mientras me levantaba del manto helado, el cual me había dejado medio húmedas las ropas, nada de que preocuparse, para luego, sentarme sobre la roca, observando a los dos presentes... Un chico de pocas palabras y un chico con cara de gruñón, bien, sólo faltaba la chica gritona de tetas grandes, si eso llegaba a ocurrir, esto era igual a un manga... Aun que eso me dejaba como... Bueno, eso daba igual, ya que sin siquiera dejarme terminar de pensar aquello, un lobo hizo su presencia, esos seres peludos que según dicen son fieles a los que se ganan su confianza... ¿O esos eran los perros?... ¿Gatos?... ¿Tortugas?... Bueno, en algún lugar lo abré leído, pero lo impresionante no era el lobo, claro, los lobos son comunes en Yukigakure, aun que nunca había tenido contacto con uno. El punto, es que detrás de el cuadrúpedo canino, se observaba una chica, de cabellos rojos, con ropas casi desnudas, algo parecido a mi posición... Bien, la chica de busto grande había echo su aparición, quién sabe si era gritona puesto que no musitaba palabra alguna... Aun que su sola visión daba a entender que al igual que aquel hombre arroja cosas, no venía a comer dulces.

Soundtrack:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

- Tercer strike... Ponchado -

Dije hablando a mi mismo y suspirando, mientras cerraba los ojos y elevaba la vista al cielo, tres personas que seguramente no tenían intensiones de hacer amigos, y yo, un chico que tenía todas las intensiones de hablar... ¿Serían estas personas las que de hoy en adelante me acompañarían? O ¿Sólo serían gente de paso que al día siguiente no volvería a ver por algún motivo? Lo único que sabía con certeza, es que no eran lo que me esperaba, aun que claro, como dice ese extraño dicho africano europeo francés chino checoslovaco -No juzgues un libro por su portada- Si, libros, lo que por muchos años me hicieron compañía ¿Estos serían los cuentos de hadas que esta vez leería? Sabía que lo mas probable es que al principio no me llevase bien con ellos, pero, el echo de recorrer el largo camino para algún día llamarles "Amigos" era lo que mas me impulsaba a seguir, proyectando esa emoción en una sonrisa, abriendo los ojos y mirando al cielo, mientras la nieve seguía cayendo sobre mi rostro y elevaba el puño, seguramente me mirarían con ojos de -Qué mierda hace este crío- Pero, yo me entendía.

Edit: Se me olvidó aclarar lo de Ototta-Sensei xD! Es una fusión así a lo Dragon Ball entre "Hombre" y "Enojado" e e.
avatar
Dango
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Yuuki Kisho el Sáb Mar 03, 2012 6:47 am

[Vaya, Vaya...este chico parece interesante...]

Pensó para sus adentros observando como el joven más silencioso adoptaba una posición defensiva. Era fácil de apreciar la inteligencia y cordura del joven que no quería tomar la iniciativa. Obviamente, no sabía lo que podía depararle.
Pronto, sus pensamientos se vieron ofuscados por la voz del más eufórico de los jóvenes, quien yendo en contra de la voluntad del rubio, había revelado su nombre.

Veía al chico ponerse de pie lentamente, mientras consideraba seriamente si tomarlo como sujeto de prueba para algún loco experimento. Aunque a decir verdad, no podría sacarle ningún provecho a aquel cuerpo.

De forma brusca, una exclamación invadió el campo de entrenamiento, lo que provocó que por un momento el rubio dirigiese su mirada hacia atrás sin quitar nunca la vista del shinobi más serio.
Podría definirse como macabra, la sonrisa que se dibujó en el semblante del Yuuki al ver aquel increíble lobo parado al lado de la joven.

[¿A caso será una invocación? ¿O tal vez tendré la fortuna de haberme topado con una Inuzuka? Sea como sea, esto es justo lo que necesitaba...]

Pensó el joven que en ese momento llevó una de sus manos a la mitad de su pecho para así formular una serie de sellos utilizando únicamente su mano derecha.
De una forma extrañamente bizarra, la nieve que se encontraba a los costados de Kisho comenzó a abultarse de forma algo rápida, comenzando a tomar una forma antropomórfica en cuestión de segundos. Un par de segundos después, aquellas réplicas tomaron color y consistencia para transformarse en réplicas exactas del rubio.

Estas dos réplicas separaron sus piernas y flexionaron mucho sus piernas y encorvaron sus cuerpos, adoptando una postura ofensiva/defensiva similar a la de los Inuzuka, clan que Kisho había observado durante bastante tiempo.

- Niños...demuestrenme de que están hechos -

Musitó el original, quien se encontraba en una postura totalmente normal. Una vez que terminó de dar aquellas órdenes las dos réplicas de el se abalanzaron de forma feroz y salvaje contra los dos Gennins.
Corrían hacia ellos manteniendo sus cuerpos encorvados y sus piernas bien flexionadas, las que le permitían reaccionar mucho más rápido si la situación lo requería.

La réplica que se dirigía hacia el más serio de los niños, lanzó cuatro senbons a gran velocidad hacia su abdomen, específicamente hacia la parte izquierda de su tórax. Una vez lanzadas las senbons, la réplica de hielo cerró sus puños de forma fuerte y comenzó a correr hacia el costado derecho del shinobi, trazando un medio círculo al rededor de el, esperando el momento justo para atacarlo.

La réplica que se dirigía hacia Dango, cerró su mano derecha al momento que tres largas y filosas hojas de metal salieron desde el espacio intermedio entre los nudillos del rubio. Llevó velozmente su mano a su porta kunais para sacar uno de dentro del mismo, y cuando se acercó lo suficiente a Dango, lanzó un corte horizontal con sus garras dirigido al pecho de aquel niño, mientras sostenía su kunai con la mano izquierda.

[Ahora...debo averiguar si esa chica es Inuzuka y debo comprobar su rango]

Pensó para sus adentros y sonrió, a medida que dio completamente la espalda a los dos niños, para emprender carrera contra aquella chica y su enorme lobo, del cual debía estar atento.
A medida que corría hacia ella, iba haciendo una serie de sellos de manos con cada mano. Había sido una estrategia algo sucia atacarla de sorpresa, pero en el mundo shinobi todo se valía. Así fue como segundos después de haber terminado sus sellos de manos dos enormes cristales terminados en pintas filosas, de dos metros de alto y cuatro de ancho salieron del suelo entre la joven y su lobo.
La intención de esta técnica, era separar a la joven de su lobo. Una vez esto ocurriese, unos extraños montículos de nieve comenzaron a acumularse a los costados del lobo de la chica, que pocos segundos después adoptaron la forma de cuatro lobos de hielo de igual tamaño que aquel animal. Los lobos, comenzaron a pasearse en círculos al rededor del negro lobezno, mientras gruñían y bramaban.

Mientras esto sucedía el rubio no había detenido su marcha, que ahora se encontraba a escasos metros de la peliroja. La distancia ahora, era suficiente para que las garras ninjas de su mano derecha se hicieran visibles y este pudiese lanzar un corte horizontal a las piernas de la chica, para luego dar un salto hacia atrás esperando un contra golpe.
Era algo digno de un completo salvaje...pero para el rubio, tenía sentido lo que estaba haciendo.


Spoiler:
Hyoto Bushins no jutsu: Luego de una serie de sellos de manos, el usuario crea lones de hielo no se rompen facilmente a golpes por ser duros como el hielo pero con katon son derribados facilmente. Al ser destruidos por un ataque que no sea de estilo katon, estos se dividen en trozos de hielo. Además, en chunin adquieren la capacidad de meterse dentro de los cristales de hielo. Estos clones no pueden utilizar ninjutsus ni genjutsus.

Kisa Hyōshō no jutsu [Nivel 1]: Luego de una serie de sellos de manos,el usuario crea cristales de hielo con punta y filo que surgen del suelo para golpear al enemigo,estos cristales tienen bastante filo, pero no tienen flexibilidad. (10 cristales)

Yuki ōkami no jutsu (Jutsus de Lobos De Nieve)/ Sunōbeāzu (Jutsu de Osos de Nieve)/ Yuki no fukurou (Búhos de Nieve) : Luego de una serie de sellos de mano se crean lobos de medio metro de alto y uno y medio de largo, que pueden ser controlados a voluntad del usuario. Estos lobos tienen las mismas capacidades físicas que lobos comunes. Pueden crearse hasta 4 lobos.
Luego de una serie de sellos de manos, se crean osos de nieve de un metro y medio de alto y dos de largo, que pueden ser controlados a voluntad del usuario. Estos osos tienen las mismas capacidades físicas que osos comunes. Pueden crearse hasta 2 Osos.
Luego de una serie de sellos de mano, se crean búhos de nieve de medio metro de alto y uno de envergadura, cuyas alas y picos están hechas de hielo precisamente moldeado para tener el mismo filo que una katana. Pueden crearse hasta 7 búhos.
Esta técnica varía según el pacto de invocación que el usuario haya elegido. Se necesita nieve para ejecutar dicha técnica.

Tenganme un poco de paciencia, estoy intentando adecuarme a la personalidad de mi personaje, y a los fines que quiere lograr onrol xDDDD
avatar
Yuuki Kisho
Jounnin
Jounnin

Masculino Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 20/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Allen Walker el Sáb Mar 03, 2012 4:40 pm

Todo comenzaba a irse de lo planeado, ya que la presencia de un lobo y una extraña chica se mostró en el campo. Allen de todos modos no tomó nota de eso, o le dio importancia, ya que parecía atraer demasiado la intención de aquel sujeto engreído de sus poderes. La chica no musitó palabra alguna, mientras su compañero, por segunda vez se presentaba ante aquel sujeto. Éste último, creo a partir de la realización de sellos con una sola mano, unos dos clones, formados a partir de la nieve del campo. Uno de ellos, corría rápidamente en dirección a Allen, donde se pudo notar que tomaba alguna clase de arma para arrojar hacia él. De ésta manera Allen hace mostrar 5 filamentos en cada mano, las cuales aparecen a partir de sus dos guantes, más bien llamadas como garras ninja, Allen las utiliza para cubrirse de el ataque de las sembons dirigidas a su abdomen, de manera que al hacerlo, notó la presencia muy cercana de ése mismo clon.

Teniendo sus dos pies muy aferrado al suelo, sabiendo que lo que estaba pisando no solo era nieve, sino que también era agua, Allen comenzó a hidratar rápidamente su cuerpo, para así ''fortalecerse'', al ver a éste clon tan cerca, el niño dejó desplomar su cuerpo hacia atrás, en el transcurso de la caída el cuerpo del niño parecía hacerse blando y gelatinoso, hasta transformarse por completo en agua y perderse en la espesa nieve. Solo pudo sentirse un chapoteo al caerse y luego sus movimientos serían muy sigilosos gracias a la nieve. Su cuerpo comenzó a formarse más y más de agua, lo cual lo ayudaba a ser más rápido en el campo. Decidió transportarse hasta atrás del clon.


De repente de atrás de él, un enorme torrente de agua comenzó a surgir, como si un vortex de agua naciera extrañamente. En la cima del torrente se encontraba Allen, a unos 3 metros de altura, que con el gran impulso del torrente, comenzó a caer en ''picada'', justo por encima del clon. Materializó su cuerpo hasta la cintura, incluyendo sus brazos, simplemente con el hecho de atacarlo con sus garras. El niño extendió sus brazos formando una apariencia de flecha puntiaguda y filosa con sus dos garras ninja, comenzando a girar en su mismo eje, la fuerza de caída ayudaría a Allen para intentar atravesar fríamente a el clon desde el centro de su cabeza. En si, desde la vista de los espectadores, podría verse un torrente de agua que giraba rápidamente, con una especia de martillo en su comienzo..


Jutsu usado.:
Mizu Shihai: El usuario disuelve su cuerpo, transformandolo en agua para mezclarse con otra fuente de la misma sustancia y dominarla en cierta medida, este jutsu sirve tanto como para ocultarse, como para tender una emboscada pues el agua que se domine sera dos veces la del cuerpo disuelto y se podra mover libremente en una sola masa de agua, la cual seria un buen golpe si impactara sobre alguien. Volver al estado normal del cuerpo es casi instantaneo.





_________________________________________


Gracias Lu *O*
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Allen Walker
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 0
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Neige Rosencroitz el Dom Mar 04, 2012 5:34 am

Un pesado bostezo reflejaba el claro desinterés de la pelirroja en los sucesos transcurridos en el entorno, muy al contrario del lobezno que se mantenía alerta y atento a todo y cada uno de los movimientos del trío. Pronto, un gruñido por parte de la bestia se hizo audible únicamente para la fémina, para así atraer la atención de la misma hacia las peculiares acciones del que parecía ser el mayor del grupo. La forma en la que se preparaba y se abalanzaba cuál salvaje sobre su presa le era muy familiar. ¿Inuzuka quizá? No, no lo era pero tampoco era muy diferente a uno. - Tsk… Apesta a testosterona. - Musitó entredientes, cabreada mientras deshacía el enlace de sus brazos y clavaba las orbes amieladas sobre el rubio, ahora alerta ante los movimientos del mismo.

Suspiró, resignada mientras daba un par de pasos al costado, prácticamente permitiendo que los cristales lograran su cometido, por lo que el lobo quedó al otro lado. - Te dije que no quería venir, Ceberus. ¡Te lo dije! - Vociferó la kunoichi mientras fruncía el ceño, cerraba las manos y apretaba los puños con fuerza. De ser por ella, se daba media vuelta y se retiraba pero por influencia de su propio compañero no lo hacía. Además, ya le habían declarado batalla. El compromiso estaba aún sin el consentimiento de ella, por lo que debía asumirlo con o sin gusto. Y enserio que detestaba eso. La adrenalina comenzó a correr por su menudo cuerpo, llenándola de ese espíritu macabro de lucha que salía a flote hasta hacerse notar de manera física: ambos puños se abrieron, ya transformados en garras a lo bestia mientras una sonrisa de lado, sádica como ninguna, dejaba a la vista un largo y afilado colmillo. Todo mientras veía al sujeto acercarse progresivamente con claras intenciones ofensivas.

La joven pelirroja chasqueó la lengua, degustando las garras artificiales del rubio que alcanzó a ver mientras se limitaba a dar un salto hacia atrás tras tomar impulso del mismo suelo, esquivando por milésimas el filo de las garras. Acto seguido, sin terminar de caer del primer salto, curva la espalda y apoya las manos en el suelo para volver a tomar impulso y así alejarse más, cayendo perfectamente de pie. Escudriñó la silueta del rubio, con el semblante serio para después ejecutar un sello, casi de mala gana. - Como gustes. Ceberus. - Se limitó a decir mientras que la figura del lobo se oculto bajo un manto no muy denso de humo que terminó por esfumarse en el aire pocos segundos después, dejando a la vista un clon perfecto de Neige. Éste se mantenía de pie e inmóvil por el momento mientras pasaba la vista alternativamente sobre los cuatro lobos de nieve que lo acorralaban. Sonrió altivo y sus manos marcaron un único sello al tiempo que concentraba chakra hasta finalmente salir disparado cuál proyectil, marcando un círculo y con la intensión de golpear a cada uno de los lobos que le jugaban de muralla, y, que de ser efectivo, los destruiría de un solo golpe por la misma fuerza de impacto.

- ¿Quién se cree que es para atacarme así y con esos juguetitos artificiales? - Cuestionó con fijo tono arrogante a la vez que señalaba al rubio con la garra diestra y el índice extendido. Lobos de nieve y garras artificiales. ¿Qué mierda le pasaba? Era como un insulto a la obra propia de la madre naturaleza, y quizá para la misma kunoichi también por simplemente ser una Inuzuka y ver una vana y muy bizarra imitación de si misma.

Spoiler:
*Gijyuu ninpou, Shikyaku no jutsu: éste jutsu le confiere al usuario una apariencia salvaje que va desde afiladas garras hasta largos colmillos tal y como un canino. Éste estado puede durar todo un combate, ya que se activa con la presencia constante de adrenalina en el cuerpo, incrementando un 2 a la Velocidad y un 3 a la Fuerza del Inuzuka.

*Gijyuu Ninpou, Jyuujin Bunshin: el compañero canino del usuario se convierte en una réplica exacta de su dueño mediante un Henge. Éste jutsu es necesario para el Gatsuuga, ya que necesita tanto del ninja como de su perro/lobo.

*Tsuuga (Colmillo perforante): el usuario concentra chakra alrededor de su cuerpo, para luego salir disparado hacia el enemigo girando sobre sí mismo como un proyectil. Para que ésta técnica tenga éxito, cuentan tanto la velocidad de desplazamiento como la fuerza aplicada al dar el giro. El control de chakra ayuda a hacer que éste oscile en dirección contraria a la del ninja, por lo que el golpe provocado por ésta técnica es muy fuerte.
avatar
Neige Rosencroitz
Gennin
Gennin

Femenino Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Tu Ninja
Ryus: 250
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Dango el Dom Mar 04, 2012 6:40 am

Soundtrack:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Era perfecto el llegar tranquilamente, con las mejores intenciones del mundo a un bello campo nevado... Y encontrarse con un rubio peleonero, un peliblanco mudo y una alta voz andante con un lobo, lo mas normal era el lobo... Aun que irónicamente, lo único que no quería era encontrar gente común y corriente, claro, este era el comienzo del mundo de un ninja, no es nada como uno lo piensa, rescatar gatos de árboles o sacara pasear a perros, eso sólo pasa en animes y mangas de chicos emos con complejo de superioridad que buscan destacar en una sociedad de billones de otras personas que buscan lo mismo y de cierto modo lo logran.

- Supongo que esto era inevitable -

Dije para mis adentros, al ver como el rubio anterior, y por consiguiente nuestro nuevo profesor, sin plan alguno, comenzó el ataque, casi al momento en que la chica de cabellos rojos y atributos exuberantes había echo su aparición, y claro, lanzándose ferozmente sobre la misma, mientras a nosotros dos, en cambio, nos dejaba un par de clones... "Pervertido... Esto si es un fetiche" pensé para mi mismo, mientras seguía observando detenidamente cada paso de aquel clon que se dirigía a mi, todo se debía hacer al momento justo, y así luego de dar un leve suspiro, justo cuando aquella escultura de hielo se encontraba a unos pocos centímetros de mi, y arremetiendo con aquellas filosas cuchillas, decidí dejarme caer, hacia atrás, claro, me encontraba sentado en una roca, bastaba simplemente tenderme de espaldas para esquivar aquel ataque, pero, no despegué un sólo ojo del clon.

Todo fue muy calculado, en primer lugar, al tiempo que observaba como este se re-equipaba esta vez con un kunai, mientras mi cuerpo caía hacia atrás, levanté los pies, de esta forma ganaría dos posibles cosas: 1. Lograr desarmar al sujeto, o bueno, quizás sólo hacerle soltar el kunai... Y 2. Des-equilibrarlo, eso era lo principal, hacerle perder el control de sus pies sobre la fría y espesa nieve, mientras, antes de terminar de dar la vuelta y caer detrás de la piedra, efectuar unos sellos.

- Te tengo -

Dije al tiempo que al terminar los sellos, se formaba un montículo de nieve por mis detrás, formando una figura humana, mientras por mi parte, posaba mis dos manos sobre el suelo, provocando que este comenzara a... ¿Derretirse? Pero no al extremo de ser completamente agua, si no unas aguas mas espesas, con lo que si mis cálculos no fallaban, aquel clon sería atrapado, mínimo en el sector de los pies por mi jutsu "Pantano de hielo", para luego, detrás mío terminar de formarse un clon de nieve, el cual, utilizando mi espalda como base, impulsarse hacia el otro clon, nieve contra hielo... Curioso. Pero de esta forma, arremetiendo con el ¿Objetivo? Si bien no sería un daño suficiente para destruirlo, si debería serlo para tumbarlo, para terminar hundid en el pantano. Si todo salía bien, quedaría por completo planchado en las aguas, y por ende, inmóvil, mientras yo aprovechando ese momento, luego de respirar profundamente, efectuar nuevos sellos, para impulsarme con la nieve, seguido, impulsarme con la piedra, esta vez hacia arriba, para quedar sobre el clon de hielo y levantar las manos, acumulando toda aquella nieve, congelándola y rápidamente formando una espada sólida echa completamente de hielo.

- Resiste esto... ¡Hyoton Tatsumaki no jutsu! -

"Esto si es taaan cliché... Gritar las técnicas... Dango, estas personas te están infectando" Pensé mientras sostenía con fuerzas la espada, si bien, no sabía como usarla... Sabía perfectamente como arrojarla sobre el oponente, por lo que sin esperar, luego de dar un célebre grito de guerra, con todas las fuerzas arremeter a aquel clon con aquella espada, esperando que esta firmemente se clavase en la cabeza y por ende, terminase con esto.

Justsus usados:


- Hyoton, Kôri no Numa (Pantano de hielo): El usuario hace un sello de manos, y envía chakra al piso, generando así que el mismo comience a congelarse desde abajo, generando así una masa de chakra congelante que comienza a surgir en el suelo. Esto hace que cuando alguien toca el suelo, el mismo se hunde en el suelo y es congelado velozmente. (En caso de pisar la zona del pantano, el oponente solo se congelará hasta la cadera). El pantano abarca 5 metros de radio.

- Yuki bunshin no jutsu (Clones de nieve): Se crean replicas del usuario, que son capaces de moverse con libertad por el campo de batalla, y gracias a su consistencia sólida, pueden golpear o sostener al oponente. Una vez destruidos los clones, los mismos se deshacen en nieve.

- Hyoton Tatsumaki no jutsu: Luego de una cadena de sellos de manos, el usuario crea una Espada de Hielo que a medida que pasan los turnos se va debilitando. Al cabo de 3 turnos la misma se deshace.
avatar
Dango
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Yuuki Kisho el Dom Mar 04, 2012 8:00 am

Logró observar por el rabillo del ojo a los dos gennins que se entretenían atacando a los clones que el le había dejado. Habían logrado dibujarle una sonrisa de satisfacción en el rostro del joven shinobi, quien parecía estar regocijándose con la respuesta que habían dado aquellos dos.
Fue entonces, que volvió su mirada al frente y la clavó nuevamente en la joven peliroja. Su sonrisa de satisfacción en ningún momento se borró de su rostro, mucho menos cuando luego de un sello de manos la chica se transformó en una híbrida entra una humana y aquellos animales que tanto admiraba.

El compañero de aquella joven había terminado de comprobar sus sospechas al ejecutar aquella conocida técnica tan conocida del clan Inuzuka, girando de forma brusca y veloz para trazar un circulo, con el que logró destruir a los cuatro lobos de hielo. Mantuvo su posición defensiva, con su cuerpo semi encorvado y sus manos casi rozando el suelo.

- Déjame contarte algo curioso, niña. Aquí en Yukigakure, los shinobis tienen la libertad de elegir entre tres caminos: El camino del Oso, el camino del Búho y el camino del Lobo. Adivina cual he elegido yo. -

Musitó riendo un poco al final. Realmente no lo podía creer, era la primera vez que se encontraba en batalla con una Inuzuka, y no solo eso, sino que también era la primera vez que lograba observar uno de cerca para ver sus rasgos.
Una vez terminadas de pronunciar sus palabras, el joven Yuuki lanzó una serie de cinco senbons dirigidas a las piernas de la joven mientras pronunciaba.

- La razón de mi ataque, es simple... no perdería la oportunidad de luchar contra una Inuzuka por nada en el mundo. -

Una vez terminado de decir aquello el joven esperó a que los senbons estuviesen cerca de la joven, para abalanzarse sobre ella. Su mano izquierda subió hasta su pecho donde hizo un sello de manos , mientras que su mano derecha lanzó una fuerte estocada dirigida hacia el pecho de la joven. Cuando su ataque estaba a cerca de un metro de alcanzar a la joven, el oji-azul exclamó.

- Vamos, demuéstrame el poder del original camino del lobo -

Mientras tanto, la cosa parecía agitarse con ambos gennins. Aquellos, en tan solo un movimiento habían demostrado una destreza increíble para el combate, superando con creces las expectativas del rubio.
La réplica de Kisho que había atacado al joven más serio pronto se había llevado una sorpresa al ver como aquel se dejaba caer hacia atrás y se "dispersaba" en agua. Era sorprendente, al parecer estaban en presencia de un chico de un inusual clan cuyo nombre no recordaba.
El rubio nunca había detenido su carrera que trazaba una trayectoria semicircular, lo que le daba la seguridad de que no sería alcanzado por ningún ataque normal. Aunque normal, era justamente la forma de la que no podía describir a los chicos que estaban ahí presentes. Esto se debe, a que el joven callado pronto hizo obvia su presencia, apareciendo detrás de la réplica de kisho.
La figura conformada de hielo sonrió en el momento en el que al seguir trazando su semi circulo, logró notar por el rabillo del ojo que aquel otro chico se encontraba sobre un extraño torrente de agua, manteniendo su cintura desintegrada en agua.
En el momento que el oponente se dirigía a el, habiéndose transformado en una especie de proyectil, Kisho llevó fuertemente hacia atrás de el su mano izquierda manteniendo su puño cerrado.
De esta forma, los hilos que sostenían a las senbons se hicieron evidentes cuando las mismas se levantaron de la tierra por el movimiento de la mano de Kisho y se dirigieron en trayectoria recta hacia el proyectil humano de agua.
Al llegar al proyectil, las senbons comenzaron a girar velozmente al rededor del mismo y por acto de la física fueron expulsadas hacia distintas direcciones. El proyectil estaba a punto de impactar contra el rubio, cuando una sonrisa se hizo presente en el rostro del mismo. Saltó entonces hacia un costado, eludiendo el proyectil que se dirigía a él en el último momento, teniendo que girar en el suelo para no ser alcanzado por el mismo.
Pero esta no había sido la única función de aquel movimiento, puesto a que al saltar se ejerció una tensión en los hilos, que con la fuerza de las senbons saliendo en todas las direcciones luego de haber girado al rededor del estudiante, había tenido como consecuencia que los hilos se intentasen juntar haciendo que aquel chico quedase totalmente enredado por los hilos de hierro...o eso era lo que aquel clon esperaba.

Por otra parte, la réplica que había intentado atacar a Dango lo tenía mucho más complicado. Había logrado evadir efectivamente el corte horizontal hacia el, y no solo eso, sino que también había logrado asestar una inesperada patada en su mano izquierda haciendo que aquel rubio lanzase su kunai hacia arriba. Probablemente, en ese momento ambos chicos se dieran cuenta de una de las características de Kisho...el abuso de sus hilos ninja.
No había tenido oportunidad para percatarse de la trampa en la que había caído, puesto a que se había distraído en el clon que recién había creado. Para ese entonces, su kunai ya había girado al rededor de una rama baja de un pino que se encontraba al costado de ellos.
La réplica de rango se dirigía hacia el, cuando el rubio ejerció una gran fuerza con sus brazos y logró así, zafar uno de sus pies del pantano de hielo que había creado.
Con su pie fuera del hielo, esperó el momento justo para levantar velozmente su pierna y parar la embestida de la replica del joven. Una vez asestada la fuerte patada lateral hacia el abdomen de aquella réplica, la misma de destruyó. Así fue como volvió a hacer fuerza con sus brazos y consiguió por fin liberar su pierna del pantano de hielo, justo a tiempo como para bloquear la espada de hielo de Dango con las garras ninja que llevaba en la mano derecha.
Cuando el ataque fue bloqueado, este giró bruscamente las garras para trabar la espada de Dango de tal forma que este no pudiese retirarla de sus garras y flexionó bruscamente su brazo derecho. De esta forma logró dos cosas, balancearse utilizando a Dango como apoyo para soltar a continuación el hilo de metal que lo ataba del Kunai que se había trabado con la rama del árbol, y además, lograría hacer perder el equilibrio a Dango para que este cayera en su propio pantano.
Una vez que quedó parado en la nieve al costado de donde se solía encontrar Dango, Kisho dio un fuerte salto hacia atrás y lanzó una serie de senbons con una sonrisa de satisfacción.

- Dango del clan Yuuki?... te has ganado un lugar en mi memoria -

Exclamó el clon mientras esperaba la reacción del joven shinobi, que había demostrado que tal vez, lo había subestimado.
avatar
Yuuki Kisho
Jounnin
Jounnin

Masculino Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 20/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Allen Walker el Dom Mar 04, 2012 10:04 pm

Girando rápidamente con el torrente de agua, Allen pudo percibir que ese sujeto lograría esquivar su ataque, por lo que comenzó por esconder sus garras en los guantes. Dado que unos hilos con sembon ninja chocaron contra el tornado, aparentemente no sucedió nada por el momento, quizá habían sido dispersadas simplemente. Allen comenzaba a llegar al suelo, por lo que decidió transformar su cuerpo completamente en agua, suponiendo que ese clon escaparía del ataque. En el momento de chocar con el suelo, Allen desató un poco de chakra, haciendo que el agua se generara en mayor cantidad. De esta manera, se pudo notar muy fuertemente el impacto, una bomba explosiva de agua desató una gran onda de agua hacia todas direcciones, que abarcaría el alcance de ese clon.
De todos modos, esa ola no sería capaz de dañar en lo absoluto al clon, Allen decidió generar esa explosión de agua para obstruir la vista del ninja.
Instantáneamente, el niño se materializó en medio del cráter que dejó la explosión.

Basta de rodeos raros, me pondré serio.. - Dice casi en un leve susurro el niño, en el momento en que sacaba las garras de su mano derecha y cortaba algunos hilos que se les habían enredado en él. Había agua en casi todo el rango de la pelea entre Allen y el clon, esto le ayudaba mucho. Comenzó a ver levemente la silueta de el clon, a través del agua y la pequeña lluvia que la explosión creó. Dado ésto, Allen transformó sus pies en dos torrentes de agua que lo empujaron a toda velocidad hacía él clon.
Al llegar hasta donde él estaba, esperando que sea un ataque sorpresa, Allen materializó sus pies, apoyando los mismos en los hombros del clon. Dado que venía a toda velocidad, el empuje sería capaz de desequilibrar a ese clon, y al hacerlo, el niño con su brazo izquierdo, intentó acertar un golpe con su puño cerrado justo en su nariz, en el caballete, al mismo momento que con su brazo derecho intentaba clavar las garras ninja diagonalmente, justo por la mejilla derecha del mismo clon...





_________________________________________


Gracias Lu *O*
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Allen Walker
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 0
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Neige Rosencroitz el Lun Mar 05, 2012 1:34 am

El lobezno, aún transformado en un clon de su dueña, trazó a gran velocidad un trayecto en círculo, embistiendo a cada lobo de hielo con fuerza considerable; acto seguido, dirige el trayecto del proyectil hacia arriba, finalizando así la técnica. Una sonrisa altiva se dibujó en el rostro del clon, declarando la victoria sobre los cuatro herejes que osaron imitaron mientras se sostenía suspendido en el aire con la vista fija en las últimas estelas de nieve que se disipaban en el aire poco a poco hasta despejar el campo. Nonono, definitivamente no se debía ir en contra de lo natural o terminarías igual o peor que los juguetitos congelados del rubio. Teoría a-posteriori: confirmada. Ahora, Ceberus, emprendía el descenso terminando por caer perfectamente de pie sobre la superficie y sin perder ni un milisegundo, se impulso del mismo para así emprender el avance, corriendo inclinado hacia adelante y con la espalda levemente encorvada sin llegar a utilizar las manos para correr. Frenó de golpe, despegando la nieve del suelo al arrastrar los pies para detenerse, tomando posición a unos cinco metros -aproximadamente- justo por detrás del muchacho rubio.

- Está más que claro que eligió el camino del imbécil. Vaya genio que es. - Contestó arrogante sin ánimos retóricos mientras que con la diestra se ocupaba de tapar con elegancia aristócrata un nuevo bostezo. En verdad no tenía ganas de estar allí y hacer tanto esfuerzo a causa de nada. Perdía tiempo preciado que podía invertir para seguir durmiendo o quizá jugar con Ceberus a cazar algún que otro animal o alguna persona ¿por qué no? Sí, definitivamente la pelirroja tenía cosas más importantes de la que ocuparse, pero tenía que aguantar todo aquello, y a eso sumarle que el olfato prácticamente se asqueaba por la creciente peste de testosterona que abundaba el ambiente, quizá, por el aumento progresivo de éxtasis en las otras dos batallas. Pero sin embargo permanecía allí. A saber por qué…

Y el rubio seguía sorprendiendo a la pelirroja. Ahora seguía el juego lanzándole algunas senbons, por lo que la joven se dedicó a realizar una rápida serie de sellos para después extender la diestra con fuerza, sin siquiera molestarse en evocar el nombre de la técnica. Casi inmediatamente, una fuerte corriente de viento florece de su mano, extendiéndose hacia adelante en colisión directa con las agujas, provocando que, por cosa de acción-efecto, las mismas detuvieran su avance y retrocedieran por la fuerza de empuje de la corriente, evitando que se le acercaran. - No me diga que tienes un fetiche raro con los Inuzuka… - Acotó ante las palabras del contrario, mirándolo en plan de pokerface, para después sonreír casi infantil. - ¡Oh, no. Un pervertido! ¡Salvadme! - Vociferó en voz alta, empleando cierto tono de quinceañera asustadiza, mirando al rubio. Poco después una carcajada burlona irrumpió entre los labios de la fémina al tiempo que su expresión se sumía en una completamente sería, clavando las pupilas en el rubio como un puñal mientras se le acercaba. - Vaya que es raro… - Musitó por la bajo mientras movía los dedos de su mano, haciendo notar las garras en un acto inconsciente de advertencia.

La kunoichi elevó la siniestra a la altura de su pecho, con la intención de bloquear la estocada del sujeto al sostenerle del antebrazo, clavando las uñas con fuerza, traspasando telas, piel e incluso carne. Sí. Podía sentir perfectamente el cálido contacto del líquido carmesí que comenzó a emerger. - Permítame enseñarle el camino al infierno también. - Dijo con una sonrisa sádica, dejando ver ambos colmillos mientras su aura desprendía una sensación macabra y diabólica. Por otro lado, Ceberus comenzó a emprender carrera rápidamente hacia Neige y su oponente, ahora sí tomando la posición propia del clan al avanzar cuál bestia salvaje en cuatro patas aún siendo un perfecto clon de la pelirroja. Acto seguido y una vez el agarre es efectivo, de un movimiento repentino, la mano libre de la joven golpea el pecho del muchacho, capturando la siniestra junto con las telas de la vestimenta por la parte de la cuellera y claro, sin salvarse de la penetración por parte de las garras para asegurar un agarre seguro. Frunció el ceño al notar el sello marcado por la mano de él; debía tener cuidado y anticiparse a las posibles acciones por parte del contrario. Finalmente -de ser neutralizado-, la fémina empleó las fuerzas de sus brazos para levantar al rubio; flexionó las piernas y curvó la espalda hacia atrás para así lanzarlo con precisión hacia arriba, elevándolo varios metros y dejándolo suspendido en el aire, abierto y susceptible a ser golpeado directamente por el Tsuuga ejecutado por Ceberus. Definitivamente, no había que ir en contra de lo natural pero aún así, los estúpidos no parecían entender. Bléh, quizá la teoría sobre los rubios era cierta después de todo. Lastima, y tan guapo que era. Una perdida.



Spoiler:
- Fūton: Daitoppa (風遁・大突破, Elemento Viento: Gran penetración): Luego de hacer los sellos correspondientes se libera una gran corriente de viento de la boca o la mano, para de esta manera provocar una fuerza de empuje. Tiene un ancho de dos metros y un alcance de seis metros de lo largo, puede producir pequeños cortes en la piel pero muy superficiales.

- Tsuuga (Colmillo perforante): el usuario concentra chakra alrededor de su cuerpo, para luego salir disparado hacia el enemigo girando sobre sí mismo como un proyectil. Para que ésta técnica tenga éxito, cuentan tanto la velocidad de desplazamiento como la fuerza aplicada al dar el giro. El control de chakra ayuda a hacer que éste oscile en dirección contraria a la del ninja, por lo que el golpe provocado por ésta técnica es muy fuerte.
avatar
Neige Rosencroitz
Gennin
Gennin

Femenino Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Tu Ninja
Ryus: 250
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Dango el Lun Mar 05, 2012 10:28 pm

Soundtrack:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Aun me encontraba suspendido en el aire, una sonrisa un tanto confiada se había dibujado en mi rostro por un periodo corto, claro, sinceramente no me esperaba una reacción así de mi cuerpo, seguramente era la adrenalina de estar en una batalla real... Aun que fuese simplemente un clon. Y todo eso cambió cuando mi "plan" había salido mal, o bueno, no del todo, claro, según había escuchado se trataba de un Jounin, no era algo de tomar a la ligera, por mas cascarrabias y desagradable que pudiese ser su actitud, por algo lo era y ahora mismo lo estaba comprobando.

Sin tocar pie en tierra, observé como aquel clon no sólo había evitado mi ataque, si no que en el proceso había acabado con mi bello clon y se había apoderado de la espada congelada que hace unos momentos, había creado, pero, como todo emerge de la nada, una nueva idea había surgido en mi cabeza, todo y mientras el efectuaba su acción intentando hacerme caer sobre mi propio jutsu. Sin borrar la sonrisa de mi rostro, comencé a hacer sellos aun sin caer, al tiempo que gritaba -¡Hyoto Bushins no jutsu!-, claro, realmente ese no era el jutsu, pero usaba la idea posible que le había dado al contrincante sobre revelar los jutsus mediante la voz, por eso, efecto de la caída y el movimiento de mi cuerpo en el aire, intenté hacer lo mas sigiloso los sellos, para que este no se diera cuenta. Claro, así el engaño no estaba completo, ya que usando mi cuerpo como bloqueo del campo de visión, por detrás un nuevo clon de nieve emergía de la nieve, aparentando ser el de hilo, corriendo hacia mi y de un salto, impulsándome con los pies por la espalda, justo donde se encontraba el clon. Mientras yo era impulsado, el clon propio ya mencionado permaneció en el lugar, preparado para ejecutar la siguiente fase del plan.

Ya sobrevolando casi sobre donde se encontraba el clon, causando quizás una confusión de "falla" en los cálculos, sin soltar el sello de manos, por debajo del clon, la nieve comenzó a tomar forma con rapidez, a un par de "manos" o mas bien, patas, para luego impulsarse hacia arriba la figura de un oso, el cual al emerger dio un fuerte rugido, claro, eso era para arrojar al clon con fuerza hacia arriba, quizás provocando algunas fisuras en el hielo que le conformaban, mientra yo, ya justo sobre este, usando aquel "Golpe de distracción", dar dos golpes; Uno, directo a la frente, claro, usando la imagen de un simple puño, pero antes de hacer contacto, aquel puño sacó cinco pequeñas "Garras", claro, ellos no eran los únicos con garras ninjas, esto ya debería ser algo mas de daño, si es que atinaba, daño que se dirigió directo a la frente ¿Para qué? Nuevamente distracción, ya que con el pie, doblándolo al sector del torso, para dar una fuerte patada a la mano del clon, todo para soltar la espada de hielo.

Ya casi el plan terminaba, ya, quizás, con la espada libre, y un golpe hacia abajo, sólo quedaban dos cosas por hacer, aun que eso no era por mi parte, ya que mi sobre-volaje no se detuvo y seguí de largo, rodando por la nieve y cayendo sentado, pero, en posición de defensa, listo para responder al ataque. No, este era el turno de aquellos dos seres de nieve; Por parte del oso, un nuevo golpe al clon, usando el efecto del puño antes dado por mi, lo que si daba, debería provocar que el clon de hielo cayese a la nieve, pero, aquel ser colosal de nieve, llamado "oso", esperaba justo a un lado, y en posición, dar un fuerte zarpazo, intentando clavarlo en la nieve, aun que mas específicamente, en el pantano, tratando de retenerlo lo suficiente para que, sin perder el tiempo, el clon ya se encontraba en el aire, portando la espada de hielo y, al igual que mi primer ataque, arrojarla sobre el clon, intentando ser el golpe de gracia y acabarlo.

- Es un alago pienses eso, pero señor clon de hielo, no vivirá lo suficiente para recordar esto -

En cualquier caso, yo me encontraba listo por si algo del plan salía mal, siempre había que estarlo, tomando por ejemplo mi táctica anterior, pero no tomaba algo en cuenta, el gasto de chakra, ya comenzaba a estar algo cansado, pero, realmente era un buen entrenamiento, y mas que eso, era algo sumamente divertido, ya que en mi rostro fácilmente se encontraba uno satisfecho y emocionado.
avatar
Dango
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Yuuki Kisho el Mar Mar 06, 2012 4:53 pm

Parecía que, contrario a lo que el pensaba, los alumnos que le habían asignado eran mejores de lo que el esperaba. No solo eran mejores de lo que el esperaba, sino que habían superado con creces sus expectativas, demostrando todos y cada uno sus habilidades como shinobis. Además de eso, habían demostrado sus personalidades de una forma creativa, o esa era la opinión de Kisho. Una fanfarrona cuyo ego podría tal vez compararse con el de Kisho, un chico callado que era aún más de lo que aparentaba y por ultimo pero no menos importante, un chico hablador, simpático, que a diferencia de la mayoría de la gente con esa personalidad, era un buen ninja.

La joven cuya apariencia se asemejaba a la de un licántropo o algo por el estilo, se veía totalmente confiada e incluso, subestimaba las habilidades de Kisho, quien únicamente estaba jugando con ella. Ese, era tal vez el peor error que podría cometer un shinobi, subestimar a su oponente y confiarse de esa forma en sus habilidades.
Había logrado devolverle sus senbons con una técnica de elemento futon. Con gran habilidad, Kisho se había inclinado hacia los costados, para esquivar cuatro de la mismas pero no logró esquivar la ultima, la cual cubrió con su brazo derecho, clavándose la misma en su ante brazo justo al tiempo que llegaba a ella para lanzar su estocada.
Las garras de la chica se hundieron en la carne del rubio, meientras la sangre brotaba como ríos desde los vasos sanguíneos de su brazo. Aún así, la sonrisa del joven Yuuki no se borraba de su rostro, sino que se intensificaba con cada movimiento de la chica. Mientras más fuertes demostraban ser, menos debería entrenarlos...aunque no quitaba el hecho de que podría entrenarlos para que fueran lo mejor de lo mejor.
El oji-azul, había podido elegir cubrir su brazo, pero no lo había hecho. Se había inclinado a una ofensiva total y tal vez, había acertado con aquella opción.
El sello de manos que había hecho al lanzar la estocada, había sido para enviar chakra a sus pies y distribuirlo durante el agarre de la joven y su fanfarroneo. Esto había generado que la nieve al rededor del rubio se congelara, atrapando a la Inuzuka en su pantano de hielo y congelando la planta de sus pies. Lo necesario para que no se moviera al primer intento.
Velozmente, cambió a otro sello de manos mientras respondía a la fanfarronería de la peliroja.


- Sigo ese camino desde hace ya muchos años -

Contestó con una sonrisa en su rostro mientras la joven lo lanzaba con fuerza por los aires. Aún así, el movimiento de la chica lo sorprendió. Aquella coordinación entre su bestia y ella era algo que nunca había logrado apreciar tan de cerca ni en tanto detalle. El proyectil antropomórfico se dirigía hacia el a una gran velocidad, pero este estaba demasiado confiado en si mismo. Cuando el ataque se encontraba a unos tres metros de Kisho y este último seguía en ascenso por la fuerza del lanzamiento, un espejo de hielo se formó detrás de él y con la fuerza del ascenso, el mismo lo absorbió, quedando el rubio dentro del mismo como un reflejo.
Aquella imagen solo pudo apreciarse por milésimas de segundos ya que casi instantáneamente el golpe del canino impactó contra el espejo y Kisho mismo destruyó el espejo, para darle a Neige la imagen de que el golpe lo había alcanzado.

Casi al mismo tiempo que el espejo se destruía, otro espejo de iguales proporciones apareció silenciosamente detrás de la pelirroja. En el mismo, se encontraba Kisho.
Tal había sido su velocidad de movimiento, que seguramente si este hubiese escogido atacarle, hubiese sido un ataque devastador ya que tampoco podría haberse movido con tanta facilidad al estar congelada. Aún así, en vez de atacarle, decidió responderle mientras inclinaba su pecho fuera del espejo, saliendo del mismo con su ropaje mojado y ajustado a su cuerpo y con su cabello húmedo.

- Si realmente te atacara, le rezarías a todos los dioses que conozcas para que solo fuese un pervertido. -

Mientras tanto, el shinobi de habilidades de agua se había dispuesto a saltar sobre el clon y atacarle de forma salvaje. El clon se mantenía confiado de la estrategia que podría tener Kisho, y así fue, que cuando el más calado de ellos, posicionó sus pies sobre los hombros del clon para atacarle, del mismo salieron veinte senbons de hielo que se dirigieron a toda velocidad hacia él, y debido a la distancia, sería muy difícil que aquel se defendiera.
Impresionante, había sido la estrategia de Dango, quien había hecho un extraño y bien planificado combo. No había podido eludir al oso que apareció a sus espaldas y lo hizo volar por los aires, justo para ser atacado por el gennin. El clon logró ver las garras del shinobi a punto de atravesar su cabeza, pero justo cuando estaba por alcanzarlo, la cabeza del clon se deshizo en siete senbons, y del cuerpo del mismo salieron trece senbons más que atacarían a Dango.

Los clones se habían transformado en senbons debido a los sellos de manos que había hecho Kisho desde el espejo de hielo.
Bruscamente, el reflejo del rubio desapareció del espejo que se encontraba detrás de la Inuzuka. En respuesta, otro espejo de iguales proporciones apareció en el centro del campo de batalla. Emergió lentamente el rubio desde el espejo de hielo, mientras las gotas de agua acariciaban todo su cuerpo. Quedó parado en frente al espejo con su cabeza gacha, mientras el espejo se destruía.

Solo se podía apreciar una sonrisa de completa satisfacción en el rostro del joven Yuuki, quien comenzó a quitarse la manga derecha de su sobre todo y dejar al descubierto su brazo herido que emanaba una gran cantidad de sangre. La musculosa negra que llevaba el rubio yacía manchada de sangre casi enteramente del lado derecho, pero por suerte, la herida ya estaba coagulando y dejaba de sangrar.
Llevó su mano izquierda hacia la senbon que estaba clavada en su brazo derecho y la sacó con fuerza, toda ensangrentada.


- Deben conocer bien su propia sangre, ya que van a conocer más su sangre que la de sus oponentes. Neige, Allen y Dango, el Yukikage me envió como su sensei. Así que queramos o no, lo seremos. Por mi parte me encuentro totalmente satisfecho por el entrenamiento. Aunque...Dango, usas demasiado chakra, debes inclinarte más por lo simple. En una misión no vas a disponer de tanto tiempo para recuperar tu chakra...y si no tienes chakra, no sirves. Allen, debes mejorar más tus estrategias...aunque admito que me sorprendiste con el primer ataque. Por ultimo Neige...nunca subestimes a tus oponentes... Excelente entrenamiento. Esta fue su prueba para entrar en mi equipo y la han aprobado completamente. Los felicito.-

Exclamó ahora levantando su cabeza para observar a los tres gennins. Tal vez, solo TAAAL VEZ, llegaría a encariñarse con esos niños. Le gustaba sus personalidades, serían un excelente equipo juntos.
De igual forma, interrumpió las reflexiones de los chicos para darles instrucción.


- Pasado mañana, saldremos en camino a una misión. Nuestra primera misión como equipo. Saldremos al atardecer. No demoren, puesto a que al que no llegue en hora, lo dejaremos en el camino. Me despido...y los felicito, se ganaron mi respeto, mi protección y el principio de un nombre. Aprovéchenlo. -

Musitó sonriendoles por primera vez en todo el entrenamiento, de forma sincera. De todas formas, no serían capaces de apreciar eso por mucho tiempo, puesto a que segundos después, el rubio haría un sello de manos y detrás de el aparecería un espejo de hielo, en el que se metería y segundos después se desharía en miles de pedazos de hielo.


Técnicas:

Hyoton, Kôri no Numa (Pantano de hielo): El usuario hace un sello de manos, y envía chakra al piso, generando así que el mismo comience a congelarse desde abajo, generando así una masa de chakra congelante que comienza a surgir en el suelo. Esto hace que cuando alguien toca el suelo, el mismo se hunde en el suelo y es congelado velozmente. (En caso de pisar la zona del pantano, el oponente solo se congelará hasta la cadera). El pantano abarca 5 metros de radio.

Makyō Hyōshō no jutsu: Esta técnica congela agua que hay alrededor y la transforma en espejos de hielo. Puede introducirse en ellos, y saltar rápidamente entre uno y otro, reflejándose en ellos. Crea así una falsa idea de su localización, y ataca al enemigo en la confusión. Esta técnica, genera canales de chakra entre un espejo y otro, de tal forma que le permiten al usuario moverse a velocidades extremas. No se puede escapar de esta técnica con un simple kawarami. Abarca una superficie de 50 metros de diámetro, con una separación de 1 metro entre espejo y espejo.

Chiryō Senbon no jutsu [nivel 2]: Luego de una serie de sellos de manos, el ninja crea Senbons de hielo, con agua, nieve o hielo cercano, los cuales puede manipular al antojo para asi acribillar al enemigo. [45 Senbon]



OFF: Doy por terminado el entrenamiento por cuestiones de que necesitamos empezar con la misión.
Pueden sumarse los puntos correspondientes a un entrenamiento de las correspondientes dimensiones. Saludos!
Perdonen la demora u.u
avatar
Yuuki Kisho
Jounnin
Jounnin

Masculino Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 20/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Allen Walker el Miér Mar 07, 2012 3:18 am

El entrenamiento en si se tornaba poco emocionante para Allen, pelear contra clones no era algo apasionante para él. Aunque fuera gennin, le gustaba estar un poco más al límite. De todos modos tenía que ser algo convincente o el nuevo sensei comenzaría hablar como una mujer histérica, no había algo más insoportable. Al parecer su ataque no había salido como lo esperado, mientras los demás gennin se las ingeniaban para defenderse y atacar, Allen pudo que el apoyo de sus piernas en el clon no se sentía muy firme. Por lo tanto pudo notar venir alguna ofensa de parte del clon. El cuerpo del mismo comenzó a quebrantarse repentinamente. - Tsk! - El niño al notar que su cuerpo se rompía no tubo de otra que comenzar a desmaterializar su cuerpo, pero al estar cayendo por perder su apoyo en el clon, no sería muy rápido como lo planeado. Pudo ver como ese clon se desintegraba formando un numeroso grupo de sembons, de ésta manera, 3 apuñalaron a Allen. Una en su rodilla, otra en su hombro, y por suerte otra perforó su dedo índice derecho. Luego de sentir las puñaladas, el pequeño logró transformar completamente su cuerpo en agua, dado ésto, muchas sembons atravesaron lo que sería la esencia líquida de su cuerpo que comenzaba a caer ligeramente a la nieve.
De esta manera, él mismo líquido se separo en 4 pequeños torrentes que viajaron hasta los pies de un congelado árbol silvestre nada lejano.
Allen instantáneamente se regeneró para ver que pasaba en el lugar.. - ¿Acaso no hay nada mejor que oír?.. - Pensó a si mismo, acercándose con una cara seria, al discurso del Sensei, un poco hipócrita dado que hace unos minutos estaba diciendo que no le importábamos, y que hacía falta mucho más que este entrenamiento para ganarse su ''Respeto, protección, etc'', cosa que acabó de mencionar. De todos modos no le cayó mal la noticia de que el entrenamiento juzgaba su ingreso al grupo, y que todos hallan pasado.
De repente, luego de una simple crítica a cada uno, y de el aviso de misión al próximo día, por el atardecer. Su sensei se fue en un espejo, atravesándolo extrañamente y desapareciendo en el momento en que el mismo espejo se quebrantaba. Allen, sin decir palabra alguna, y ver que la autoridad se había ido, recogió un poco de aliento, y se fue caminando sin despedirse siquiera, comenzando a saltar de árbol en árbol.





_________________________________________


Gracias Lu *O*
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Allen Walker
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 0
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Neige Rosencroitz el Miér Mar 07, 2012 10:38 pm

Sangre. No existía mejor aroma que deleitara el olfato de la pelirroja, era como una droga que despertaba sus instintos salvajes y elevaba su veta sádica hasta límites insospechados. Bastaban solo unas pocas gotas para que se emocionara y dejara de lado la pereza que tanto la caracterizaba. La expresión de la joven se sostenía siniestra incluso cuando sus movimientos fueron limitados por la base congelada, siquiera inmutándose ante la técnica. Sus pupilas almendradas se concentraban completamente en el rubio que por entonces se suspendía en lo alto, justo en el punto directo a colisionar con el proyectil antropomórfico de Ceberus. «¿En verdad se dejo golpear por el Tsuuga?» Dio la impresión, pero pronto se percató de que no fue así. Una fluctuación de chakra se hizo sentir a sus espaldas y un escalofrío recorrió el cuerpo de la joven de pies a cabeza mientras una presión opacó su esternón por unos escasos instantes en los que contuvo la respiración.

- Tsk… - Chasqueó la lengua en señal de desagrado tras las palabras del muchacho. Se mantenía completamente inmóvil, con la misma expresión y las pupilas fijas al frente, con el orgullo inquebrantable. A leguas se notaba que él era más fuerte y ella lo sabía y aceptaba, pero jamás se iba a escuchar eso nacer de sus labios. En ese momento, el lobezno aterrizó en el suelo perfectamente, levantando la nieve y haciendo que estelas de la misma danzaran en al aire a causa de su propio peso; miro a la adolescente que tenía como dueña, trasmitiéndole palabras represivas y mudas tan solo con la mirada azulada, como cuando un padre regaña a su hija mientras que la pelirroja miraba hacia un lado, con el ceño fruncido y las mejillas hinchadas cuál niña, con los brazos cruzados.

Como era costumbre, sin emitir palabra, Neige se libera del agarre helado de sus pies haciendo fuerza para después tomar lugar sobre el lomo de su bestia, quien se acercó al grupo -aún en contra de la voluntad de ella- para escuchar las palabras por parte del rubio. Bléh, lo que faltaba: un sensei y una misión. Era exactamente lo que la kunoichi trataba de evitar. «Gracias, Ceberus» Musitó en sus adentros mientras se recostaba contra el lomo del animal con la pereza de siempre, para así emprender el camino de vuelta al bosque tras la desaparición del “sensei”. - Vale, llegamos aquí por curiosidad y terminamos en una lucha, sucios y encima con un sensei que al parecer es un sin nombre y además una misión. - Dijo casi con pena mientras la diestra tanteaba el pelaje del animal, acariciándolo. - Supongo que estabas al tanto de todo… Supongo que no queda de otra. - Suspiró resignada, dejándose llevar por el lobo hacia el palacio Rosencroitz.
avatar
Neige Rosencroitz
Gennin
Gennin

Femenino Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Tu Ninja
Ryus: 250
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Dango el Vie Mar 09, 2012 12:15 am

Soundtrack:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Ya lo tenía listo, no faltaba lo mas mínimo para la victoria, no sabía que realmente podría llegar a luchar hasta esas alturas... Quizás, realmente algún día podría llegar a ser alguien grande y fuerte, no alguien que dependiese completamente de otros... Alguien que puede valerse solo y no necesita ayuda de otros, aun que, lo último siempre tenía en cuenta que no podría ser, nada se logra solo... A veces.

Mi sorpresa fue, cuando en medio de la batalla, el clon se "derritió", pese a que no hacía ni un gramo de calor, y fue cuando recordé algo, aquel ninja, o mas bien dicho, nuestro profesor, era del mismo clan que yo, algo que desde cierto punto de vista, era muy interesante, quizás podría aprender de el mas de lo que creí, pero, el lado malo era el simple echo de conocer aquel jutsu, si, estaba en serios problemas, por dos cosas; en primer lugar, aquellos senbons fácilmente si me alcanzaban una gran cantidad de ellos, me haría un gran daño, y dos, mi estado enérgico, había gastado una considerable cantidad de chakra, y el cansancio en todo el cuerpo ya era bastante, al punto de no reaccionar lo suficiente rápido por lo menos para echarme a un lado... Por lo menos así era yo, ya que, cerrando los ojos esperando ser acribillado por la primera oleada, mis ropas rápidamente fueron cortadas, por cuatro de los senbons, rasgándome levemente la piel junto con eso, uno rasgo cerca de la mejilla izquierda, rasgándole igual, mientras que otro, se clavó cerca de la entre pierna los otros dos, que eran los últimos, fueron desviados por mi, habían sido los únicos con los que había alcanzado a reaccionar, pero, otra gama de las misma se aproximaba, quizás de esta no tendría tanta suerte, hasta que una sombra con velocidad me ocultó en un manto blanco, se trataba de aquel oso de nieve que anteriormente había invocado, otra vez mi vida había dependido de alguien mas, este, me había tomado y ocultado entre sus brazos, siendo él el acribillado en la espalda, para luego soltarme.

- Don oso nevadozo... -

Fue lo único que pronuncié al verme arrodillado en el suelo, mientras aquel enorme animal de nieve se quedaba observándome con una gran sonrisa y levantando su mano, en signo de aprobación, para luego desintegrarse, esta vez había tenido suerte, claro, sólo era un entrenamiento, si así había salido algo así, cómo saldrían las misiones.

A los segundos me levanté, extrayendo el senbon con cuidado y arrojarlo, para luego caminar lentamente hacia donde había aparecido el shinobi de alto rango, mientras me echaba los brazos a la nuca, escuchando detenidamente... Tenía razón, gastaba mucho chakra, si ahora había quedado en riesgo de morir, cómo sería mas adelante cuando un paso en falso significa una posible muerte.

- Ototta... Bien, así será -

Dije a mi mismo, al tiempo que llevaba mis dos brazos frene y cerrando con fuerza los puños, pero luego mis ojos se posaron en los otros dos, tampoco se veían en las mejores condiciones, aun no teníamos la oportunidad de luchar juntos, pero, daba por seguro que pronto lo sería, después de todo, un chico animado de hielo, un chico callado de agua y una chica pe... Con habilidades caninas de gran actitud, mas un sensei que seguro traía consigo muchas sorpresas, esto sólo era el comienzo, aun quedaba todo un alba por alcanzar.

- *Suspiro* Que le vamos a hacer... Bien... Nos vemos mañana... Hum... Chinmoshi y Yaseshi -

Dije levantando la mano, demostrando nuevamente mi creatividad al inventar sobren nombres, claro, ya me había presentado, pero los otros dos si quiera habían tenido la cortesía de hacerlo, bueno, eso era lo de menos, seguro tenían apuro y debían hacer algo importante, como ir al baño a vaciar las tripas o cazar dinosaurios, quién sabe, por mi parte, simplemente me di la vuelta, y tranquilamente me encaminé a mi hogar, aun tenía mucho que hacer.

Off:

Chinmoshi: Danshi: Chico, Chinmokushita: Callado
Yaseshi: Joshi: Chica, Yasei: Salvaje (?)
avatar
Dango
Gennin
Gennin

Masculino Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Tu Ninja
Ryus: 50
Armas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primer día.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.